FAQs Preguntas frecuentes

¿A qué edad deben llevar los padres a los niños al dentista?

Se recomienda visitar al dentista seis meses después de que salga la primera pieza dentaria. Si lleva a su hijo al dentista desde muy pequeño, el odontólogo tiene la posibilidad de detectar todos los posibles problemas y así ayudar a que, cuando sea adulto, tenga la dentadura sana.

¿La salida de los dientes es dolorosa?

Sí, durante este proceso las encías están inflamadas y doloridas. El dolor se puede reducir haciendo masajes sobre la zona con el dedo o con un pañuelito mojado. Este proceso natural de la salida de los dientes no provoca fiebre. Si el niño tiene fiebre alta, se debe acudir al médico porque se trata de otro tipo de problema.

A quina edat es pot iniciar un tractament d’ortodòncia?

Es difícil establecer a qué edad un niño necesita tratamiento de ortodoncia. Si tenemos en cuenta que los niños de entre 7 y 12 años están en periodo de cambiar dientes (exfoliar el diente temporal o de leche para la llegada de la pieza permanente o definitiva), es recomendable una evaluación clínica y radiográfica alrededor los 7 años para comenzar a observar y controlar el correcto crecimiento dentofacial durante este período.
A veces, cuando hay problemas evidentes puede ser recomendable visitar a los niños antes de los 7 años para poder efectuar un tratamiento precoz.

¿Es posible la ortodoncia en adultos?

A cualquier edad, la ortodoncia es capaz de corregir la mala posición de los dientes para conseguir una boca saludable. Una bonita sonrisa ilumina el rostro y lo hace más atractivo.
El hueso de los maxilares, aunque sea muy duro, es también muy flexible. El proceso biológico implicado en el movimiento dental es el mismo a cualquier edad, por lo que los dientes pueden moverse tanto a los 20 como a los 60 años. No se trata únicamente de coquetería, también es cuestión de salud. Una mala posición de los dientes puede favorecer la aparición de otros problemas como caries, enfermedad periodontal (encías) o problemas articulares.
La ortodoncia en los adultos ha cambiado. Es más rápida y cómoda, los resultados son estables, y su coste económico es más asequible:

RÁPIDA

– Duración media de 16 meses

CÓMODA

– Con aparatos simplificados
– Sin auxiliares complementarios
– Sin bandas en los dientes posteriores

ESTÉTICA
– Brackets cerámicos de baja fricción y movimientos dentales más rápidos

EFECTIVA
– Resultados predecibles con menos intervenciones.

ESTABLE

ASEQUIBLE ECONÓMICAMENTE

La espectacular mejoría estética de los aparatos fijos de ortodoncia (brackets) permite que hoy en día los adultos de cualquier edad descontentos con la apariencia y/o el funcionamiento de su boca (dientes amontonados, espacios entre los dientes, dientes salidos, etc.) dejen de sentirse limitados y acepten con normalidad la ortodoncia. Los brackets de cerámica, parecidos al esmalte de los dientes y sin metal visible, pasan casi desapercibidos para las demás personas, y satisfacen a la mayoría de los adultos bien informados.

¿Los resultados del tratamiento son estables?

Todos los tratamientos requieren un mantenimiento adecuado. Con la ayuda de retenedores linguales fijos o retenedores removibles, los resultados obtenidos podrán ser estables, por lo que suponen una inversión para toda la vida.

¿Qué consejos debo seguir para mantener el tratamiento de ortodoncia?

– Evitar los dulces, pipas, chicles y alimentos duros, como bocadillos, etc.
– Utilizar el cepillo de dientes especial de ortodoncia después de cada comida.
– Si tiene molestias puede utilizar la cera protectora.
– Si tiene algún problema, avisarnos, o acudir a la consulta.

¿Se puede alinear una pieza incluida (que no ha erupcionado) en su sitio correspondiente?

Sí, mediante una pequeña intervención, llamada fenestración, en la cual se descubre la pieza y a continuación se realiza el tratamiento de ortodoncia.

¿Qué tipo de anestesia se utiliza en una clínica dental?

Para que su visita sea lo más agradable y confortable existen distintos tratamientos y medicamentos que pueden ayudar a reducir o eliminar el dolor y la ansiedad:

– Analgésicos como el acetaminofeno o el ibuprofeno pueden reducir el dolor de dientes antes o después del tratamiento.

– Anestesia local. Hay dos tipos, las tópicas, que se aplican superficialmente sobre las encías y se usan para evitar el dolor del pinchazo, y las inyectables, que se usan para prevenir el dolor en áreas específicas durante el tratamiento.

– Sedantes. Son medicamentos que se usan en el proceso de preparación para tratamientos en casos de ansiedad y se pueden utilizar junto a la anestesia local.

– Anestesia general. Se usa en muy pocos casos, cuando el paciente no es capaz de controlar los movimientos o sufre una fuerte ansiedad.

Antes de iniciar el tratamiento se les informará de todas las opciones aplicables en su caso.

¿Por qué hay que reponer los dientes que faltan?

La pérdida de dientes o muelas puede provocar varios tipos de alteraciones que indudablemente serán mayores cuanto mayor sea el número de piezas perdidas y el tiempo que pase hasta su reposición. De estas alteraciones, las más importantes son:

Alteraciones digestivas
La boca es la primera parte del tubo digestivo y cumple importantes funciones que influyen decisivamente en una ingestión correcta. Cuando comemos, los alimentos deben ser adecuadamente triturados por los dientes, especialmente por las muelas, y mezclados con la saliva, que contiene una serie de sustancias que comienzan el proceso de la digestión. Si faltan piezas dentarias y no se realiza correctamente este proceso de triturado y mezcla, el alimento pasa al estómago en condiciones que no son las idóneas para continuar con una digestión adecuada, lo que a largo plazo puede acabar produciendo alteraciones de la misma.

Alteraciones de la articulación temporomandibular (ATM)
La articulación temporomandibular es la articulación que relaciona la mandíbula con el cráneo, permitiendo que podamos realizar movimientos de abrir y cerrar la boca, masticar, hablar, etc. Para que la mandíbula esté en una posición correcta, es necesario que haya dientes y muelas tanto en la parte de arriba como en la de abajo, y que éstas engranen correctamente. Cuando faltan piezas dentarias, la posición de la mandíbula se altera, lo que hace que con los movimientos normales la ATM sufra, produciéndose alteraciones que irán desde pequeños ruidos al abrir y cerrar la boca hasta importantes dolores o bloqueos con la boca cerrada o abierta, que requieren ser reducidos. Cuando existe un correcto engranaje entre los dientes, hay una buena posición de la articulación de la mandíbula.

Alteraciones en la fonación (pronunciación)
La pronunciación de determinados sonidos, como el de la letra C, se realiza apoyando la lengua sobre los dientes, en este caso sobre los anteriores. Por ello, cuando faltan piezas dentarias, algunos sonidos no pueden pronunciarse correctamente.

Alteraciones estéticas
Otra importante función de los dientes es la estética. El aspecto de una cara, e incluso de la persona, puede variar en función de la posición de los dientes, de su color o de su tamaño. Además, los dientes mantienen la forma y tono de los músculos de la cara, evitando así la aparición de arrugas que dan un aspecto de envejecimiento prematuro a la persona. La correcta reposición de las piezas perdidas evita la aparición de estas arrugas y mantiene un aspecto mucho más saludable de todo el contorno facial.

¿Quién puede llevar implantes?

Todo el mundo puede llevar, ya sean pacientes a los que sólo les falte una o pocas piezas o bien pacientes totalmente desdentados. A estos se les colocan cuatro implantes para maxilar, a los que se sujeta la dentadura.

¿Qué ventajas tienen los implantes?

La principal ventaja es que podemos evitar que el paciente tenga que llevar prótesis removible, que puede ocasionar problemas de movilidad e incluso estéticos.
Otra ventaja importante respecto a la prótesis fija tradicional (puente) es que se pueden reponer las piezas sin necesidad de limar las piezas vecinas.

¿Qué son los implantes?

Los implantes consisten en la colocación de una raíz de titanio en el interior del hueso maxilar o de la mandíbula, por medio de una pequeña intervención quirúrgica. Sobre esta base podemos colocar, posteriormente, una o más piezas dentales.

¿Puedo evitar que mis hijos tengan problemas de encías si yo tengo?

La mejor forma de evitar que sus hijos presenten la enfermedad, si tienen predisposición genética, es enseñarles desde pequeños a mantener hábitos de higiene oral adecuados, cepillando los dientes y encías después de las comidas, y hacer que vayan a revisiones periódicas por el dentista.

¿Puedo saber si mis hijos tendrán enfermedad periodontal en el futuro?

Existen pruebas que se pueden realizar en individuos sanos y que nos indican si tienen mayor riesgo de presentar enfermedad periodontal en el futuro.
Estas pruebas se basan en la detección de la alteración genética de una sustancia llamada interleucina y se realizan en sangre o en saliva. Las personas que presentan esta alteración tienen una mayor predisposición a tener enfermedad periodontal en el futuro que las que no sufren.

¿Son contagiosas las enfermedades de la encía?

La enfermedad periodontal es una infección producida por bacterias y como tal puede contagiarse. Estudios de investigación recientes han demostrado que personas que conviven durante años con un paciente periodontal tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad. Los familiares más susceptibles serían los hijos y las parejas estables y el vehículo de transmisión, la saliva.
La forma de contagio es el beso, pero de entrada no se recomienda cambiar ningún hábito de relación, aunque si sufre esta enfermedad conviene que aconsejáis a sus familiares que realicen una sencilla revisión con el dentista para descartar la afectación.

¿Sirven los enjuagues bucales para tratar la periodontitis?

En las farmacias y supermercados se pueden encontrar muchas sustancias que ayudan a prevenir las periodontitis. En el tratamiento de estas enfermedades tienen una eficacia limitada debido a que no penetran en las bolsas periodontales y, en este caso, sólo la intervención del dentista o periodontista puede tratar el cuadro.

¿Se puede tratar la enfermedad periodontal con antibióticos?

Los antibióticos son sustancias capaces de eliminar las bacterias o inactivar las mismas. Por tanto, es posible tratar con antibióticos la enfermedad periodontal que es una infección. Debido al carácter crónico de las periodontitis no es recomendable usarlos de forma continua, porque su uso prolongado produce resistencia de las bacterias y efectos secundarios indeseables sobre el organismo.
Actualmente se recomienda tratar con antibióticos ciertas periodontitis más agresivas por persistencia de bacterias después del tratamiento habitual, con la ayuda de un análisis bacteriano y antibiograma para seleccionar el antibiótico más efectivo en cada caso.

¿Se puede recuperar el hueso perdido por la enfermedad periodontal?

A veces es posible recuperar el hueso perdido mediante cirugía periodontal aplicando técnicas regenerativas, ya que el hueso, por sí solo, no vuelve a recuperarse. Estos procedimientos regenerativos se aplican de diversas formas, ya sea en forma de material de relleno de sistemas de regeneración tisular guiada como las membranas ya sea con sustancias derivadas de proteínas orgánicas que estimulan el crecimiento óseo.

¿Es normal que los dientes se muevan?

Normalmente los dientes no se mueven. Sólo en circunstancias especiales puede aparecer una cierta movilidad considerada normal y que desaparece posteriormente, como en los tratamientos de ortodoncia. La enfermedad periodontal no es la única causa de movilidad dental, pero sí la más frecuente. En este caso es un signo muy tardío y cuando aparece refleja una situación terminal con tratamientos más complejos y resultados terapéuticos peores.
La movilidad refleja que alrededor del diente se ha perdido apoyo o anclaje en el hueso maxilar, y es mayor cuanto más avanzada está la enfermedad.
Otras circunstancias en que la movilidad se incrementa asocian a las fuerzas ejercidas sobre los dientes con una intensidad y dirección inadecuadas, pero en estos casos se necesita un tratamiento diferente.

LA MOVILIDAD DENTAL ES UN SIGNO MUY TARDÍO EN LAS PERIODONTITIS

¿Cómo afecta el tabaco a la encía?

Aunque el tabaco no es capaz de producir enfermedad de la encía directamente, sí que agrava la evolución de ésta y reduce la eficacia del tratamiento.
Los mecanismos por los cuales el tabaco agrava la evolución de la periodontitis son una reducción del aporte sanguíneo a los tejidos de la encía, con la disminución de la capacidad defensiva de éstos ante las bacterias. Este efecto es independiente de tragar o no el humo y tiene relación con el número de cigarrillos consumidos, de modo que el efecto máximo se encuentra por encima de un paquete al día y es bastante menos importante por debajo de diez cigarrillos. En pacientes que dejan de fumar, al cabo de unos meses la encía adquiere unas características que la hacen similar a la de una persona que nunca ha fumado, por lo que la eliminación del hábito de fumar es una garantía de salud para la encía y de eficacia del tratamiento en caso de tener periodontitis.

¿Es normal que la encía sangre?

El signo que más precozmente nos avisa de la existencia de problemas es el sangrado espontáneo o durante el cepillado. Una encía que sangra puede presentar una gingivitis (problema leve) o periodontitis (problema grave), la diferencia entre las dos situaciones requiere una valoración por parte del dentista.
A veces aparece una tendencia aumentada al sangrado de encía, como en ciertos momentos de la vida de la mujer, por ejemplo durante el embarazo.
NO ES NORMAL QUE UNA ENCÍA SANA SANGRE!

¿Qué provoca el mal aliento?

Existen varias causas posibles:
– La comida. Lo que usted come influye en el aire que exhale. Algunos alimentos, como el ajo, influyen mucho más que otros en el mal aliento. Una vez que la comida es absorbida por la sangre se transfiere a los pulmones, donde se expulsa con la respiración. Una correcta higiene de la boca puede reducir temporalmente el olor, que se va a eliminar sólo cuando el organismo elimine la comida. La dieta correcta y natural puede eliminar el olor.
– La higiene. Si usted mantiene una incorrecta higiene diaria de la boca, la comida y las bacterias se quedan en ella produciendo mal olor.
– Enfermedades. Uno de los signos más alarmantes de la enfermedad periodontal es la constante presencia de mal olor o mal sabor en la boca, ya que las bacterias productoras de la periodontitis producen la metabolización de proteínas, con producción de compuestos volátiles que se eliminan por el aliento. Esos gases suelen contener cantidades de azufre que les da la característica del mal olor. También un resultado del proceso inflamatorio que se produce en el periodonto enfermo es el pus que se acumula en la bolsa periodontal que produce sensación de mal sabor de boca al paciente y mal aliento que perciben los demás. Revisiones regulares ayudan a detectar y solucionar la enfermedad.
También existe la llamada enfermedad de la boca seca (xerostomía) cuando el flujo de la saliva disminuye por algunos medicamentos o al respirar por la boca.
Otras enfermedades en el organismo, como infecciones respiratorias, sinusitis crónica, bronquitis o diabetes, entre otras muchas, pueden ser igualmente causantes de mal aliento.
– Tabaco. El tabaco produce mal olor, manchas en los dientes e irrita las encías. También puede producir cáncer en la boca.

¿Basta con el cepillado para prevenir las enfermedades de la encía?

No. El cepillo no llega a los espacios interdentales y para mantener estas zonas libres de bacterias hay que usar la seda o hilo dental. Aunque aprender a utilizar correctamente la seda dental es complejo al principio, con un poco de paciencia se puede obtener suficiente destreza y aplicarla correctamente en toda la boca en tan sólo unos minutos.
Si después de aplicar la seda la oléis comprobaréis que desprende mal olor, lo cual es indicativo de las bacterias y la alteración que producen en la encía. Este olor será más intenso cuanto más tiempo haya pasado sin pasar la seda por la zona.

¿Cómo se tratan las enfermedades producidas por la placa bacteriana?

– La caries se trata realizando una obturación o empaste si no ha llegado a afectar al nervio, ya que en este caso se tendría que endodonciar o quitar el nervio y posteriormente reconstruir la pieza.

– Respecto a la gingivitis, su tratamiento consiste en eliminar las bacterias productoras de la enfermedad con una mejora de la higiene oral, un buen mantenimiento del cepillado en casa y colutorios específicos. También es conveniente corregir los factores que le hacen más susceptible a las mismas (tanto en la gingivitis como en la periodontitis), como el tabaco y ciertas alteraciones dentarias como las malposiciones. Por último, es necesario crear les condiciones para que la enfermedad se pueda mantener controlada a largo plazo.

– En cuanto a la periodontitis, su tratamiento, en primer lugar, consiste en realizar un detenido estudio periodontal clínico y radiológico, para valorar la situación en el momento de empezar. La fase básica del tratamiento va dirigida a eliminar las bacterias de la bolsa periodontal y se conoce como raspado o curetaje. Si no se consigue un buen control de la infección será necesaria la cirugía periodontal. Posteriormente, cuando la enfermedad ya está controlada se comienza el mantenimiento periodontal.

¿Cuáles son las enfermedades que puede producir la placa bacteriana?

– La caries. Aunque no es la única causa, también influyen en su formación las características y tipos de esmalte, la dieta, el tipo de saliva, etc. Pero si controlamos el exceso de placa bacteriana en la encía y el diente, reduciremos así en gran parte el riesgo de sufrir caries. También es buena prevención la utilización de flúor (ya sea tópico como los enjuagues o bien sistémico como las aguas públicas fluoradas) para fortalecer el esmalte y hacer una dieta correcta.

– La gingivitis. Es la forma leve de enfermedad periodontal o de la encía. Se caracteriza por una inflamación de la encía, un color más bien rojo y un fácil sangrado. Esto provoca como consecuencia mal aliento y mal sabor de boca.

– La periodontitis. Es la forma más severa de enfermedad periodontal en la que se produce una destrucción del ligamento periodontal y del hueso que soporta el diente. Aparece como consecuencia de no haber tratado la gingivitis. Los síntomas son inflamación, enrojecimiento, fácil sangrado, aparición de pus, mal sabor o olor de boca, retracción de la encía, sensibilidad térmica, dolor e incluso movilidad dental.

¿Qué es la placa bacteriana?

Un gran número de los alimentos que tomamos producen bacterias; éstas hacen que los ácidos se adhieran al diente. Cuando no hay una adecuada higiene bucal, esos ácidos hacen que se cree una capa de sarro. Si no hacemos una limpieza en la consulta puede producir irritación e inflamación en la encía, sangrado al lavarse los dientes o al comer.
La mejor forma de evitar que aparezca la placa es lavarse los dientes después de cada comida. Si no es posible porque se come fuera de casa es preciso que mastique un chicle sin azúcar.
Haciendo una correcta limpieza y visitando al odontólogo anualmente, usted puede tener una dentadura sana.